Resultados 1 al 4 de 4

Tema: La hipotesis de Gaia

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    agosto-2008
    Mensajes
    74

    Exclamation La hipotesis de Gaia

    Es un poco largo, pero vale la pena .

    LA HIPÓTESIS DE GAIA


    ¿Cuál es la hipótesis de Gaia?
    Puesto de una manera simple, es la idea de que podamos haber descubierto una forma de vida mayor, más antigua, y más compleja que nada de lo que podemos imaginar. Este ser, llamado Gaia, es la Tierra.

    Precisamente que aproximadamente un billón de años después de su formación, nuestro planeta fue ocupado por una forma meta-vital que empezó un proceso de transformación del planeta en su propia substancia.


    Todas las formas de vida del planeta forman parte de Gaia.

    De manera análoga a las innumerables colonias de células que forman nuestros órganos y cuerpos, las formas de vida de la tierra en su diversidad coevolucionan y contribuyen de forma interactiva en la producción y el mantenimiento de las condiciones óptimas para el crecimiento y la prosperidad. No de ellos mismos, pero si de un todo mayor: Gaia. Que la creación de la atmósfera, mares, y la corteza terrestre es el resultado de intervenciones hechas por Gaia a través de la diversidad evolutiva de las criaturas vivientes.

    Encontrándose la Tierra desde el espacio, un testigo sabría inmediatamente que el planeta estaba vivo. Lo develaría la atmósfera. La composición atmosférica de nuestros planetas vecinos, Venus y Marte, es: 95-96% dióxido de carbono, 3-4% nitrógeno, con rastros de oxígeno, argón y metano. La atmósfera de la Tierra en el presente es 79% nitrógeno, 21% oxígeno con rastros de dióxido de carbono, metano y argón. La diferencia es Gaia, quien transforma la capa exterior del planeta en un medio ambiente propicio para su crecimiento futuro. Por ejemplo, bacterias fotosintéticas empezaron hace unos 2,8 billones de años a extraer dióxido de carbono y soltar oxígeno en la atmósfera, preparando el terreno para criaturas más grandes y energéticas que carburan por combustión, incluyendo, finalmente, a nosotros, los seres humanos.

    Así es como James Lovelock descubrió Gaia; desde el espacio exterior. En los años 60, durante la carrera espacial que siguió al lanzamiento del Sputnik, fue encargado por el Jet Propulsion Laboratory y la NASA a ayudar a diseñar experimentos para detectar vida en Marte. La nave Viking recolectó y testó suelo marciano en busca de vida sin resultados. Lovelock lo había predicho, al analizar la atmósfera de Marte: está en un equilibrio muerto. En contraste, la atmósfera terrestre está en un estado "lejos de estar en equilibrio" (queriendo decir que había otro proceso complejo manteniendo este tipo tan raro de equilibrio).

    James Lovelock


    Se le ocurrió que si la nave Viking hubiera aterrizado en la parte helada de la Antártida, seguro que no hubiera encontrado ningún rastro de vida en la Tierra tampoco. Lo que hubiera funcionado bien en la detección de vida sería un análisis atmosférico, para lo cual la nave Viking no estaba equipada.

    El método de Lovelock no era muy popular dentro de la Nasa porque la Nasa necesitaba una buena razón para aterrizar en Marte, y el mejor objetivo era la búsqueda de vida. La Viking no encontró nada en Marte, pero Lovelock había visto la Tierra desde otra perspectiva buscando pruebas de la existencia de vida.

    En el curso de esta tarea, se hizo necesario definir qué es la vida en un sentido más amplio que como puede ser reconocida en nuestro planeta Tierra. Lovelock elaboró así a una posible definición operativa: se podría considerar "vivo" a cualquier sistema que genere y mantenga sub-sistemas internos que le ayuden a ordenarse y mantener constantes sus condiciones internas (capacidad de homeóstasis).

    Una de las conclusiones de esta definición es que los seres vivos pueden mantenerse en un estado constante, llamado estado estacionario, que es distinto del equilibrio.

    En investigaciones posteriores, el Dr. Lovelock observó que ciertas variables fisicoquímicas de nuestro planeta (la salinidad de los mares, la composición y temperatura atmosférica, etc.) mantienen valores constantes (estacionarios) pero que no son los de equilibrio. El Dr. Lovelock sugirió entonces, que las interacciones de los seres vivos entre sí y con su entorno eran las responsables del mantenimiento de dichos estados estacionarios.

    Y empezó a pensar que lo que estaba viendo no era tanto un planeta adornado con diversas formas de vida, sino un planeta transfigurado y transformado por un sistema de vida auto-evolutivo y auto-regulador. Por la naturaleza de su actividad se podía cualificar de ser vivo.

    .


    El Dr. Lovelock es un científico sumamente creativo y poético. En vez de llamar a su teoría "Homeóstasis de las variables físico-químicas terrestres y sus interrelaciones etc. etc. ...", la llamó "Teoría de Gaia", en recuerdo de Gaea, el mito de la diosa griega que dibujó el mundo viviente a partir del caos.

    "El nombre del planeta viviente, Gaia, no es un sinónimo de la biosfera (esa parte de la Tierra donde las cosas vivas suelen existir). Es todavía más diferente de biota, que es simplemente la colección de todos los organismos vivos individuales. La biota y la biosfera juntas son parte pero no la totalidad de Gaia."

    Gaia, como veremos más adelante, tiene continuidad con el pasado hasta el origen de la vida, y con el futuro, mientras perdure la vida. Gaia, como una entidad planetaria, tiene propiedades que no son necesariamente discernibles simplemente conociendo especies individuales o poblaciones de organismos viviendo juntos.

    Específicamente, la hipótesis de Gaia dice que la temperatura, oxidación, estado, acidez, y ciertos aspectos de rocas y aguas "son mantenidos constantes, y que esta homeostásis (proceso por el cual un organismo mantiene las condiciones internas constantes necesarias para la vida) es mantenida por procesos activos de realimentación operados automáticamente e inconscientemente por la biota."

    Hasta los movimientos de las placas tectónicas, que dan lugar a las formas cambiantes de los continentes, pueden resultar de los depósitos masivos de caliza depositados en la tierra por bioformas hace muchísimo. "Puede ser difícil de tragar la noción de que algo tan grande y aparentemente inanimado como la Tierra está vivo. Seguro, se puede decir, la Tierra es enteramente piedra, y casi toda incandescente con calor. La dificultad puede disminuirse si imaginamos un árbol gigante de madera roja. El árbol está indudablemente vivo, y eso que el 99% de él está muerto. El gran árbol es un conglomerado de madera muerta, hecha de lignito y celulosa por los antecesores de la capa fina de células vivas que constituyen su tronco. Como la Tierra, y otros entonces, cuando nos damos cuenta que muchos de los átomos de las rocas dentro del lejano magma formaron parte de la vida ancestral de la cual hemos salido."

    La pregunta principal de los críticos de Gaia, y un punto central en su teoría tiene que ver con la diferencia entre un medio ambiente planetario (que puede ser simplemente el resultado de la suma de una enormidad de formas de vida independientes co-evolucionado y compartiendo el mismo anfitrión), y uno que es creado por formas de vida desplegadas para cumplir el propósito de un ser mayor.

    Es la idea de Gaia simplemente una descripción romántica y dramatizada de la biosfera terrestre y sus efectos, o existe un ser planetario, cuyo ciclo de vida tiene que contarse en billones de años, que esparce esas formas evolutivas de vida para satisfacer el propósito de su ser…?

    Se preguntan este tipo de cosas las células de nuestros riñones…? Mientras nuestros glóbulos blancos se reproducen, haciendo lo que tienen que hacer, están sirviendo la vida de un cuerpo mayor que usamos. Sin embargo cualquiera que sea el nivel de conciencia que experimentan, es seguramente lejano de lo que nosotros, el ser mayor, el entero, experimentamos.

    Podríamos explicar esto con una analogía simple entre el planeta y nuestro propio cuerpo de humanos. Cada especie sería entonces análoga a un "órgano" y la interacción entre éstos mantendría nuestra temperatura (a pesar del frío exterior), nuestro pH y nivel de azúcar en sangre (a pesar de que la ingesta de alimentos varía en su composición), etc., así como la salinidad de los mares, la temperatura y composición de la atmósfera, etc. en la Tierra.

    Sin embargo, los humanos somos mucho más que un montón de órganos: el todo es más que la suma de sus partes.

    Trabajos científicos recientes, como los del campo de sistemas complejos, han empezado a darnos la impresión de que esta oposición de términos, lo mayor causado por sus constituyentes, o los constituyentes creados por lo mayor, pueda ser una de esas oposiciones que construyen nuestras mentes, y que tenemos que dejarlo de lado si queremos descubrir la verdad, que no es ni lo uno ni lo otro, pero más difícil de comprender y más fascinante que contemplar.

    Quizás haya conciencia apropiada en cada nivel. Quizás sea una propiedad de la vida.

    Y qué puede ser la naturaleza de esta evolución, este ser planetario llamado Gaia? Antropocentristas hasta el final, puede que asumamos que la producción de la especie humana es un gran paso hacia adelante para Gaia, una especie de tejido cerebral que evoluciona rápidamente. O que prepara la tierra como si fuera la cuna y el crisol de la conciencia evolucionando.

    Otras analogías vienen a la mente: formamos parte de un arsenal de esporas interplanetarias?

    ¿Y qué puede constituir un ciclo vital para tal ser…? En qué nivel se encontraría Gaia ahora?

    Es nuestra especie parte de su madurez o un periodo de incubación…?

    Forma parte Gaia de un ser superior, quizás en una escala galáctica? Si es el caso, cómo se comunican las células entre ellas? Seremos eventualmente capaces de experimentar algo de la conciencia que posee Gaia?

    Lovelock destaca que Gaia, siendo antigua y con los recursos suficientes para haber hecho realidad estos cambios sucesivos del planeta a pesar de las colisiones con asteroides y otros percances, no esté probablemente en peligro por las relativamente depredaciones momentáneas de la especie humana, que daña y mutila la biodinámica de su medio ambiente. Más bien, el peligro es para la especie humana, no sólo por nuestras propias acciones, sino por la reacción de Gaia para con ellos.

    Añade una advertencia, que el paso de una bala es momentáneo, pero el daño causado es letal, y no estamos en posición de decir si sí o no, un desequilibrio causado por los humanos, en una coyuntura crítica, pueda ser catastrófico para Gaia.

    Recientemente, más precisamente en el Congreso Gaia 2000, realizado del 19 al 22 de Junio en la ciudad española de Valencia, Lovelock ha participado del mismo, dejando interesantes reflexiones:

    "No quiero ser pesimista, pero creo que no tenemos tiempo de reaccionar ante la tendencia destructiva del planeta.Estamos en medio de la séptima gran extinción. No sé que pasará con el ser humano", explicó el científico ingles. "La única forma de romper esta tendencia es que se produzca una ‘sorpresa’, un primer salto similar al ocurrido cuando se descubrió el ‘agujero’ de la capa de ozono -que apareció sin que nadie lo predijera- que haga reaccionar al hombre. Es posible que esa sorpresa sea más importante, como un cambio de temperatura o de las condiciones atmosféricas" añadió.

    Puso como ejemplo "la primera sacudida de un terremoto, que provoca que la gente salga de sus casas y empiece a trabaja".

    También se refirió al abuso de los recursos naturales, que atribuye al aumento de la demografía. Actualmente, cinco mil millones de personas consumen el 40 por ciento de los recursos naturales de la Tierra. "Si todos fuéramos vegetarianos, se podría reducir al 20 por ciento, pero ¿estaríamos dispuestos todos los seres humanos a serlo?", precisó.

    Lovelock manifestó también que «el mensaje que deseo transmitir es que es necesario conservar los conocimientos científicos que tenemos, para poder aprovecharlos en casos de cambios». Tal y como ha repetido en varias ocasiones, «el hombre podrá destruirse a sí mismo, pero no la vida».

    Cuando finales de la década de los 60, Lovelock y Lynn Margulis expusieron por separado las primeras ideas aproximativas a la hipótesis de Gaia, sus tesis sufrieron inicialmente el rechazo de la mayor parte de la comunidad científica, en parte quizá debido a una incorrecta exposición, difusión e interpretación de las mismas. La idea de Gaia como un macroorganismo nunca formó parte de los planteamientos teóricos de Lovelock, sin embargo fue esta interpretación incorrecta de sus postulados, la que generó más controversia y rechazo.

    Con el paso del tiempo y el avance en los conocimientos sobre el posible origen de la vida y la regulación de los ecosistemas, a pesar de que sigue generando controversias, la hipótesis de Gaia ha ganado adeptos y el reconocimiento de parte de la comunidad científica, hasta el punto que sus autores reclaman el status de teoría para la misma.

    Lovelock, que se considera así mismo un investigador iconoclasta y radical, es un apasionado defensor de la independencia intelectual y en cierta manera un solitario que lleva más de 30 años contemplando como "incluso las Universidades, por simple corporativismo, son muchas veces refractarias a recibir nuevas ideas". En este sentido, se consuela pensando que pasaron más de 40 años antes de que la comunidad científica aceptara plenamente la teoría de las placas tectónicas o más de 150 años hasta que se aceptó que el calor era una medida de la velocidad de las moléculas.

    Desde que nació la hipótesis Gaia, la comunidad científica ha puesto en duda y clasificado como esotérico todo lo relacionado con este tema. Por eso, muchos observadores se preguntan ahora si Lovelock no habrá querido dar marcha atrás, o matizar su teoría, con el fin de que pueda ser aceptada, al menos en parte, por la ciencia oficial.

    En 1988, la American Geophisycal Union celebró su primer congreso en San Diego (California). Allí se debatieron teorías darwinistas, biogeoquímicas y modelos matemáticos. La hipótesis Gaia pasó a formar parte de la corriente New Age y se colocó en el punto de mira de las críticas de los sectores más radicales y conservadores de la comunidad científica.

    Ahora, en su discurso inaugural del congreso de Valencia, Lovelock ha asegurado que él nunca afirmó que la Tierra fuera un organismo vivo y que esto fue un argumento esgrimido por los científicos neo-darwinistas para intentar acabar con su hipótesis. "Utilicé la metáfora de una Tierra viviente para explicar una teoría muy compleja, ya que la idea de unos sistemas que se autorregulan es notoriamente difícil de explicar. Los neo-darwinistas proclamaron que yo mantenía que la Tierra estaba viva en un sentido biológico, algo que nunca dije. Convirtieron esta teoría en el núcleo central de la hipótesis Gaia, mientras que la idea de la Tierra como un sistema que se autorregulaba pasó a un segundo plano", afirmó Lovelock en el discurso inaugural.

    Afortunadamente, no todos los miembros de la comunidad científica son tan cerrados en sus planteamientos. Prueba de esto es el científico Peter Westbroek, profesor de geofisiología del Instituto de Química de Leiden (Holanda), que presentó un nuevo centro de investigación, el Gaia Research Center, fundado en octubre de 1999 por la Real Academia de Ciencias y Artes de Amsterdam, que analizará las interacciones entre los componentes vivos y no vivos del sistema global y diseñará un modelo dinámico del planeta que sirva para efectuar predicciones. Evaluará los efectos a largo plazo de la acción humana y buscará un equilibrio entre la prosperidad económica y el desarrollo sostenible global, difundiendo la "visión gaiana" dentro y fuera de la comunidad científica.

    Lovelock expuso por primera vez su idea en el libro de 1979, "Gaia, a new look at life on Earth." (Gaia, una nueva visión de la vida en la Tierra).

    La ciencia detrás de esta hipótesis todavía estaba incompleta, y causó una tormenta de críticas. También provocó muchas búsquedas, y el cuerpo de informaciones resultante animó a Lovelock a publicar un segundo libro, una exposición más completa y segura de la hipótesis de Gaia. "Las Edades de Gaia" es fácilmente legible para cualquier persona interesada, pero incluye mucha profundidad científica.

    Según esta visión, todos estamos relacionados y la desaparición de una especie es una tragedia para todas las demás, tanto como la pérdida de un órgano es terrible para nuestro propio organismo.

    Este enfoque, que parece pecar de exceso filosófico, no desestima los enfoques pragmáticos sino todo lo contrario, los potencia. Desde un punto de vista utilitario (la genética y sus aplicaciones en medicina por ejemplo), la desaparición de una especie animal o vegetal y su genoma (conjunto de genes) significa la pérdida de millones de posibles tesoros aún desconocidos. También explica por qué hay temas que requieren un enfoque interdisciplinario para ser abordados con éxito.

    Además, esta teoría justifica no sólo la apreciación, sino la necesidad de la diversidad para mantener el estado estacionario global, ya que cada especie cumple una o más funciones particulares dentro de la sinfonía global.

    Aquellos de nosotros que se consideran involucrados en el nacimiento de una nueva era, deberían descubrir Gaia también. La idea de Gaia debería facilitar la tarea de convertir las actividades humanas destructivas en comportamientos cooperativos y constructivos.

    Es una idea que nos sobrecoge, y en el proceso, puede ayudarnos como especie a pegar el salto necesario hacia la conciencia planetaria.


    By Rata Blanca, Egel forum

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    abril-2008
    Mensajes
    514

    Predeterminado

    en la pelicula del final fantasy se trataba esto, no?

    o una pelicula de esas era...

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    marzo-2008
    Mensajes
    1,329

    Predeterminado

    Había leído algo de esto, no me convence...

  4. #4
    Fecha de Ingreso
    agosto-2008
    Mensajes
    74

    Predeterminado

    Se que es un choclazo de leerlo pero la teoria me parece fascinante .

Temas Similares

  1. El proyecto Gaïa!
    Por agriculturegaia en el foro Presentate
    Respuestas: 1
    Ultimo Mensaje: 14-jul-2008, 17:33
  2. La venganza de Gaia
    Por Super Cuac en el foro Literatura
    Respuestas: 6
    Ultimo Mensaje: 09-ene-2008, 19:13
  3. Hipótesis: Desocupación...
    Por Laureano en el foro Literatura
    Respuestas: 2
    Ultimo Mensaje: 06-feb-2007, 17:18
  4. Hipótesis: Derechos Humanos...
    Por Laureano en el foro Literatura
    Respuestas: 7
    Ultimo Mensaje: 06-feb-2007, 17:16

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •