En un lujosísimo barrio lleno de mansiones, un hombre de aspecto desaliñado golpea a una puerta.
La dueña de casa abre y él le dice:
Yo estoy buscando trabajo.
Ella se compadece y le dice:
Tengo algo que usted puede hacer, tome este balde de pintura verde y dé la vuelta a la casa.
En la parte de atrás encontrará un porche que necesita pintura.
Un par de horas más tarde el hombre regresa contento y le dice:
Listo, terminé, pero yo conozco bien de autos europeos, ese no es un Porsche sino un Mercedes.


Cierta vez se reúnen cinco niños ricos y dice el primero:
Le voy a decir a mi papi que me compre el Océano Pacífico.
Y luego dice el otro:
Le voy a decir a mi papi que me compre el Océano Atlántico.
Y luego el otro:
Le voy a decir a mi papi que me compre el submarino que sale en Atlantis.
Y el cuarto dice:
Le voy a decir a mi papi que me compre el Golfo de México.
Y el último dice:
¡Pues yo le voy a decir a mi papi que no les venda nada!



Un señor tiene un aparatoso accidente, cuando llega al hospital el doctor le dice:
Le tengo una buena y una mala noticia.
Dígame la mala primero, doctor, dice el señor.
Hay que amputarle las dos piernas, le dice el doctor.
¿Y la buena? Pregunta el señor.
Es que hay un tipo allá fuera, que quiere comprarle el par de zapatos...


En un juicio público, el juez advierte a toda la sala:
¡Silencio! Les advierto que como vuelva a oir "ABAJO EL JUEZ" les echo a todos a la calle.
¡ABAJO EL JUEZ! Se escucha de nuevo.
Y el juez exclama:
La advertencia no lo incluía a usted señor acusado.


(Este de gallegos)
Le pregunta el papá a su hijo:
Oigame hijo, ¿Por qué viene tan sudado?
Para ahorrarme unos pesos, me vine corriendo detrás del autobús.
Hombre hijo, no sea bruto, vengase corriendo detrás de un taxi, y así se ahorra más.



Dos comadres se encuentran en el mercado y le dice una a la otra:
Ay, comadre no sé que hacer con mi hijo, es muy, pero muy tonto, yo creo que es el más tonto de los niños.
A lo que la comadre responde:
No, no, no, mi hijo debe ser más tonto, seguro le gana al suyo.
No, no, no, mire nada mas, en eso la primera comadre llama a Pablito su hijo y le dice:
Mira Pablito, ve a la casa y me buscas a ver si estoy.
El niño partió, en el momento la segunda comadre le dice:
Ay, eso no es nada mire esto:
En eso llama a su hijo Rodriguito, y le dice:
Mira Rodriguito, toma $10.00 y ve a comprar una televisión a color, y se va.
Luego, en el camino se encuentran los niños y le dice uno al otro.
Híjole mano, mi mamá es re-tonta muy pero muy tonta.
A lo que el otro responde:
No mano, mi mamá seguro que es mucho más tonta que la tuya.
No puede ser.
Oye esto, me mandó a la casa a ver si estaba y ni siquiera me dio las llaves para entrar.
Y el otro le contesta:
Pues eso no es nada, la mía me dio $10.00 para comprar una televisión a color, y no me dijo de que color la quería.


En una ciudad pequeña, un agente de tráfico detuvo a un joven conductor que iba a gran velocidad por la calle principal. El joven empezó a protestar:
Señor agente, déjeme que le explique.
¡Silencio! Lo retendré hasta que regrese mi jefe.
El muchacho insistía:
Pero señor oficial, escúcheme, tengo prisa.
El agente replicó:
¡Cállese! ¡Ahora mismo, a la cárcel!
varias horas después, el guardia fue a ver al detenido y le dijo:
Ha tenido usted suerte, el jefe asiste a la boda de su hija, cuando regrese estará de buen humor y seguro que le perdona.
No esté tan seguro, replicó el joven, ¡Yo soy el novio!


La Policía detiene a un presunto ladrón, para hacerlo declarar lo cuelga de los pies y le introduce la cabeza por varios segundos en una pileta con agua, inquiriéndole:
¿Dónde está el dinero? ¿Dime dónde está el dinero?
Y así repiten esta acción varias veces, hasta que el detenido les dice a gritos:
¡Busquen a otro buzo porque yo, no lo encuentro!


Un tipo le dice al otro:
Compadre, tengo líos con mi suegra.
Y el otro le responde:
No se preocupe compadre, todas son iguales,
sólo conozco una suegra que es un pan de Dios,
una hermosura, tan tierna.
Y el otro le dice:
¿Cuál?
La suegra de mi mujer.